Wednesday, August 26, 2009

Buscando guardería ¿o no?


La verdad es que lo de llevar al niño a la guarde es algo que aún no tengo claro. Por una parte creo que a él le va a venir bien relacionarse con otros niños (a diario) y no ocasionalmente con los de mis amigas. El está deseando jugar con otros niños aunque aún no sabe que hacer con ellos. Se acerca a ellos y les hace todo el ritual de cosas que sabe hacer, aplaude, hace pedorretas, ríe, hace pon-pon, y lo que se le ocurra... Pero por otra parte, creo que es aún muy pequeño, ya que si algo no le gusta o le incomoda, no será capaz de decírmelo. Me gustaría llevarlo cuando ya empezara a hablar algo y me pudiera contar que hace o no hace, o que le disgusta.

Por otra parte, además, está la gripe A, que a pesar de que sí, que la mortalidad es menor y tal. Pero la gente se muere... y si no, ¿por qué tanto bombo? Además, yo tengo la opción de no llevarlo... ¿y si mi hijo es uno de ese pequeño porcentaje al que le toca pasarlo mal? En fin, que cuando pienso en esto, obviamente se me quitan todas las ganas... Claro, que puede cogerla en el supermecado lo mismo, pero en fin. Esperemos al invierno a ver que pasa.

Vacaciones


Este año con el enano hemos pasado 15 días en la playa. Es la primera vez que su padre y yo nos vamos de vacaciones en plan relax a la playa. Anteriormente, siempre habíamos ido de turismo de ciudad con el consiguiente cansancio que lleva estar todo el día para arriba y para abajo queriendo verlo todo y no dejarte nada.

Este verano no teníamos ni ganas ni fuerzas para otra cosa, y aprovechando que los abuelos tienen casa en la playa hemos estado dos semanitas disfrutando de lo que es propiamente no hacer nada. Desayunar, playa, casa, siesta, playa, paseo, casa. Y así todos los días. La verdad es que hemos disfrutado un montón y descansando otro tanto. Nos hacía falta desconectar de esta manera.
Aunque el enano estuvo malito unos días y no pudimos bajar todos los días a la playa, al estar los abuelos al cuidado del enano hemos podido hacer algunas cositas de pareja. Algo que también se agradece. Hemos ido al cine de verano del pueblo que, la verdad, es que está muy bien y también nos hemos bañado los dos juntos y hemos nadado, algo que a mí que me encanta el agua echaba mucho de menos.

En fin, que se acabó lo bueno y hemos vuelto al calor de Granada y a la rutina de casa. Afortunadamente aún nos quedan unas cuantas tardes de piscina y unos pocos de fines de semana de playa para no acabar tan rápido.

Primeras palabras


David ha cumplido ya un añito y hace un par de semanas que se ha soltado a andar. En el mes que ha pasado desde que cumplió el año los progresos son impresionantes. Ya entiende muchísimas cosas, y dice otras tantas. Las primeras cositas que dice y que se entienden son: maa (para mamá), papa, gua-gua, cua-cua, agua, nen (para los nenes), iauu (para los gatos), ssss (para la serpiente de su libro) y hace pedorretas con la boca cuando se hace caca o se tira cuescos. Sin embargo, lo que más me sorprende es la cantidad de cosas que entiende y que asocia claramente. Por ejemplo, ya asocia los dibujos de animales de sus cuentos, con cada animal y con las imágenes de animales en la tele. Intenta ponerse sólo la ropa, los zapatos (los de cualquiera), se peina (a su estilo), huele las flores, llama a los gatos y a los perros con la manita y con la boca, quiere ponerse los cascos para montarse en las motos... En fin, toda una personita.