Thursday, September 16, 2010

maaammmmá


Esto sólo es una pequeña nota para recordar que mi hijita ya va haciendo sus pinitos y dice mamá. Sí, mamá antes que papá. De momento la cosa está igualada. David dijo papá primero y le costó bastante decir mamá. Y tiene genes de la madre, que con 6 meses dijo también papá. :)
Yo sinceramente pensaba que diría David o hermanito o similar, viendo la devoción que la enana tiene por él, pero está claro que mama-papa es mucho más sencillo.
Ahora ya, no sólo dice mamá, sino que también dice mamamama ensayando su lenguaje y sin parar un momento de patalear con manos y pies, o de gatear-arrastrarse.
Me da pena darme cuenta de la poca atención que le presto en ocasiones por falta de tiempo y casi a diario, asombrarme de sus pequeños logros. Además de emocionarme cada vez que me mira y se parte de risa o me grita de emoción. Es toda una personita y ya se hace destacar por su buen humor.

Monday, September 13, 2010

días que terminan bien

Este fin de semana hemos estado de fiestas. Son las fiestas del zaidín y también las del pueblo. Tras pasar el sábado por las fiestas del zaidín y montar al enano en los columpios, y terminar cenando en un bar de tapas atestado, interrumpidos por la tormenta, mal atendidos y a regañinas con el enano que no paraba. Ayer, decidimos pasarnos por las del pueblo.
Desde luego, el día de ayer me confirmó que los niños crecen más felices en los pueblos. Las fiestas eran en un parque, lejos de los coches, con menos aglomeración de gente, por lo tanto, los ánimos de todos más relajdos. Subimos en los columpios, más baratos, con más tiempo para disfrutar y con más paciencia. En el castillo hinchable, David padre pudo subir para intentar convencer al enano de que la cabeza gigante que comía niños, no daba susto (muy difícil teniendo en cuenta, que el pobre enano tenía razón, daba susto).

David Jr. se coló en un castillo hinchable, con zapatos y no fue mayor tragedia que subir a rescatarlo con la sonrisa de la muchacha que recogía los tickets. Comimos un shawarma bailando con el trío que cantaba y tocaba, David Jr. pudo estar a su aire, viendo los instrumentos y bailando contento.
Para terminar, montamos a david en el típico carrusel de coches, del que tuvimos que bajar llorando. Tras intentos varios de calmarlo volvimos andando a casa, con mejores ánimos.
Al llegar a casa, ya mucho más relajado y contento, antes de dormir, en la cama, me dice al oído. Mami, me gusta los colunchos.
Yo respondo, emocionada: ¿sí, te han gustado los columpios?. Y el me contesta: ¡¡¡Zí!!!. Así que le digo: Entonces iremos otro día ¿vale?. Y el me dice: ¡Zí!
Le doy un beso y él, muy contento me da otro besito.

Thursday, May 06, 2010

Abrumada


Estoy tan abrumada con el trabajo de la casa, los niños, etc. que apenas si tengo lugar de mirar un poquito a mi hija. Por las noches, mientras el padre duerme a David, yo me quedo abajo con Clara. Muchas veces estoy tan casanda que me gustaria dormirme yo tambien, pero en la mayoria de los casos, es imposible.

Clara se pone a llorar o me pide que la pasee, o quiere teta. El caso es que me acabo desvelando y por primera vez en el dia, en muchos casos, me pongo a mirarla y a jugar con ella. Y me doy cuenta de que ya hace un monton de cosas. Ya sonrie una barbaridad, responde a mi voz con grititos y gorgojea mientras sonrie. En ese momento me alegro de que no se haya dormido y de poder disfrutar de ella un poquito, ya que su hermano apenas me da respiro.

De hecho estoy sorprendida de la cantidad de cosas que ya hace y de como se comunica ¿sera verdad que las niñas evolucionan antes en el lenguaje o es que ya he olvidado cuando sucedieron estas cosas con David?

Saturday, April 24, 2010

Ya somos uno más en casa


Llevo mucho tiempo queriendo actualizar este blog, pero la verdad es que entre el trabajo y el tiempo con David, el poco tiempo libre que me quedaba lo dedicaba a descansar.

De hecho no actualicé nada de mi embarazo y tanto tiempo ha pasado, que ya ha nacido Clara. Este embarazo realmente ha pasado volando. David Jr. apenas me dejaba tiempo para leer un poquito sobre como iba creciendo Clara y yo estaba tan cansada, que no era capaz de levantarme después de dormirlo a él.

Desde que supe que estaba embarazada intenté ir haciendo comprender a David lo que iba a suponer la nueva situación con un bebé. Él, al ir viendo cómo me crecía la barriba le daba por imitarme sacando su barriga y poniéndose las manos detrás de los riñones. Esto hacía que me partiera de risa. Cuando ya estaba muy gordita, le decíamos que en la barriga de mamá estaba el bebé y que se llamaba Clara. Curiosamente, algo entendía porque aunque no es un niño muy besucón, le daba besos a la barriga, diciendo: bebé, bebé.

De hecho, después de dar a luz y llegar a casa, me levantaba la camiseta y decía ¡no no!, muy tristón, como entendiendo que el bebé ya no estaba allí. Al principio le costó un poquito, pero en seguida ha empezado a darle besos también a la hermana, que junto con el gato, son los únicos merecedores de sus cariños.

El parto fue rapidísimo, desde que entré al hospital apenas duró media hora. Tuvo algún susto como que se hizo caca en la bolsa y se rompió la clavícula. Aunque de la fractura nos enteramos a toro pasado, en la revisión del mes. Después de que me dijeran que tenía la clavícula rota comprendí que la pobre tal vez no era tan madrera, no era tan glotona y no era tan llorona... La pobre buscaba consuelo porque sentía dolor. En fin, casi prefiero no haberlo sabido por el sufrimiento que me he ahorrado. Yo tuve mucho cuidado y apenas la bañé o la cambié de ropa porque lloraba y no le gustaba nada. Parece que ha soldado bien y que en unos meses desaparecerá el callo de fractura. En cualquier caso la pediatra ha dicho que no entiende nuestras caras (imagináos como me quedé) porque a eso ella no le da importancia ninguna.

David sin embargo sí ha estado malito de verdad, con antibióticos y todo. El día que volvimos a casa, David estaba muy resfriado, con fiebre y muchos mocos. Al día siguiente lo tuvimos que llevar al pediatra por la infección de garganta y diez días de antibiótico. A las dos semanas, otra vez, y mucho me temo que está empezando con la infección de nuevo... Deseo equivocarme, pero ha sido tan reciente que recuerdo muy bien la evolución de los síntomas...

Ahora ya somos cuatro de familia y si tenía poco tiempo antes, ahora apenas nada. Pero estoy muy contenta y espero no volver a dejar pasar seis meses antes de volver a actualizar.