Saturday, April 24, 2010

Ya somos uno más en casa


Llevo mucho tiempo queriendo actualizar este blog, pero la verdad es que entre el trabajo y el tiempo con David, el poco tiempo libre que me quedaba lo dedicaba a descansar.

De hecho no actualicé nada de mi embarazo y tanto tiempo ha pasado, que ya ha nacido Clara. Este embarazo realmente ha pasado volando. David Jr. apenas me dejaba tiempo para leer un poquito sobre como iba creciendo Clara y yo estaba tan cansada, que no era capaz de levantarme después de dormirlo a él.

Desde que supe que estaba embarazada intenté ir haciendo comprender a David lo que iba a suponer la nueva situación con un bebé. Él, al ir viendo cómo me crecía la barriba le daba por imitarme sacando su barriga y poniéndose las manos detrás de los riñones. Esto hacía que me partiera de risa. Cuando ya estaba muy gordita, le decíamos que en la barriga de mamá estaba el bebé y que se llamaba Clara. Curiosamente, algo entendía porque aunque no es un niño muy besucón, le daba besos a la barriga, diciendo: bebé, bebé.

De hecho, después de dar a luz y llegar a casa, me levantaba la camiseta y decía ¡no no!, muy tristón, como entendiendo que el bebé ya no estaba allí. Al principio le costó un poquito, pero en seguida ha empezado a darle besos también a la hermana, que junto con el gato, son los únicos merecedores de sus cariños.

El parto fue rapidísimo, desde que entré al hospital apenas duró media hora. Tuvo algún susto como que se hizo caca en la bolsa y se rompió la clavícula. Aunque de la fractura nos enteramos a toro pasado, en la revisión del mes. Después de que me dijeran que tenía la clavícula rota comprendí que la pobre tal vez no era tan madrera, no era tan glotona y no era tan llorona... La pobre buscaba consuelo porque sentía dolor. En fin, casi prefiero no haberlo sabido por el sufrimiento que me he ahorrado. Yo tuve mucho cuidado y apenas la bañé o la cambié de ropa porque lloraba y no le gustaba nada. Parece que ha soldado bien y que en unos meses desaparecerá el callo de fractura. En cualquier caso la pediatra ha dicho que no entiende nuestras caras (imagináos como me quedé) porque a eso ella no le da importancia ninguna.

David sin embargo sí ha estado malito de verdad, con antibióticos y todo. El día que volvimos a casa, David estaba muy resfriado, con fiebre y muchos mocos. Al día siguiente lo tuvimos que llevar al pediatra por la infección de garganta y diez días de antibiótico. A las dos semanas, otra vez, y mucho me temo que está empezando con la infección de nuevo... Deseo equivocarme, pero ha sido tan reciente que recuerdo muy bien la evolución de los síntomas...

Ahora ya somos cuatro de familia y si tenía poco tiempo antes, ahora apenas nada. Pero estoy muy contenta y espero no volver a dejar pasar seis meses antes de volver a actualizar.

No comments: