Sunday, October 23, 2011

Mis impresiones sobre la maternidad

Creo que desear ser rico, se desea más fervientemente si eres madre. Ya no por tener una casa más grande, un coche más grande o un mejor colegio, no. Se desea por cuestión de tiempo. Durante la semana, entre las obligaciones de la casa y demás, apenas tengo tiempo para jugar un ratito con los niños. El fin de semana, casi más de lo mismo. Y pasan los días y las semanas. Y se van acumulando planes que nunca realizo... Porque no tengo tiempo, porque cuando por fin tengo ya el momento, no me da tiempo ni a preparar nada. Así que sobre la marcha se improvisan juegos y actividades.
En fin, a ver si a mí también me toca la lotería...

Tuesday, September 13, 2011

Primeros días de cole

Clara este año va a la guardería, empieza un año antes que David. Me da penita porque es muy pequeñita aún, pero supongo que se adaptará bien. Desde que ha entrado ya ha tomado contacto con los primeros virus... una gastroenteritis y fiebre que hemos sufrido todos, uno a uno... Lo bueno es que no ha durado demasiado, apenas un día y medio los síntomas más gordos.
Clara entiende muy bien casi todo, y si le preguntas que si quiere ir al cole, siempre dice que no. Aún así, nos cuentan que se lo pasa bien, juega y hace tonterías como las que nos tiene acostumbrados. Pero sin duda prefiere quedarse con nosotros.
David ha empezado el cole de mayores. El primer día estaba muy nervioso. Este año no ha habido período de adaptación, directamente de 9 a 2. El primer día llegamos a 8.45, entramos con él al cole y lo dejamos en la clase. Se le saltaron un poquito las lagrimillas, pero se las secó muy maduro, intentando recomponerse. Yo me fuí mas o menos tranquila y sorprendida. A la hora de recogerlo estaban todos los padres, abuelos y un millón más de personas y me costó llegar a la puerta. Los niños estaban sentaditos en el patio esperando. Cuando me vió se alegró un montón y salió corriendo contento, pero la seño le regañó por correr y los nervios acumulados del día le hicieron llorar. Pobrecito.
Después me contó que se había perdido la bolsa y el bizcocho que le había llevado y que no se lo habían dado. No sé exactamente que pasaría, pero intentaré preguntar hoy... Luego ya más contento, me fue contando que había algunos niños de su guarde y que se había tirado por el tobogán que estaba oscuro. Que habían cantado una canción del ratón, que había dos Marinas en su clase y que había visto a su amigo I. en el patio.
Esta mañana ha sido mucho peor. Anoche se despertó varias veces, la primera vomitó, la segunda con diarrea y aún así no se dormía profundamente. Así que esta mañana estaba muy cansado. Me decía que quería que se hiciera de noche... el pobre estaba muerto. Lo he dejado en el cole llorando y espero encontrármelo de mejor humor dentro de un ratito...

Thursday, May 05, 2011

Frases célebres

Todas las tardes (excepto cuando llueve) Sara, una vecina de 7 años viene a buscar a David y a Clara para que salgan con ella a jugar a la pista. A veces, también viene María, otra vecina de 5 años.
Ayer David se quedó en casa porque estuvo quejándose de dolor de barriga y como se había acostado tarde y lo veía regular, no lo llevé a la guarde. Después de pasar toda la mañana en casa o en el jardín y explicarle que no había niños porque estaban en el cole. Por la tarde se tumba en el sofá boca abajo, como enfadado.
Yo le pregunto: ¿que te pasa David?
Y me contesta: que estoy triste porque no vienen los amigos a llamarme.
Me quedé tan... sorprendida que no contesté nada. Podía haberle dicho, vamos a llamar a Sara (porque hacía sol) o algo... pero no reaccioné. ¡Pobrecito mío!
Después salimos a la pista y estuvo jugando en la pista con la bici, aunque no había niños y no es igual. En cuanto vió a las niñas, que estaban con la bici, comenzó a gritar.
- ¡Eh! ¡niñas! ¡que estoy aquí! ¡hola!¡venid!
Después vino Sara y jugaron un rato y quedaron en volver a jugar hoy por la tarde. Esta tarde sino vienen los niños tendremos que ir a buscarlos...

Friday, April 08, 2011

Un añito

Clara ya tiene un año, bueno, a día de hoy un año, un mes y 6 días. Aún no se ha soltado a andar, aunque es cuestión de días, supongo. Claro, que es complicado con un hermanito que le quita cualquier punto de apoyo en cuanto la ve de pie y unos papás que se dividen para evitar pisoteos y peleas, en lugar de ir cogiéndola de la manita.
David ya se ha recuperado totalmente y ha vuelto a su cama. Cuando estuvo tan malito, se vino con nosotros para poder así controlar mejor la evolución de la fiebre y el estado general.
Clara, con su recién estrenado año de vida, ya se ha estrenado en porrazos. Antes de ayer se cayó por las escaleras de casa de mis padres y tiene todo el ojo morado e hinchado. La pobre, con eso de ser muy tranquila y muy buena, tiene campo libre para hacer de las suyas abriendo la puerta de las escaleras y tirándose con el taka-taka. Afortunadamente no ha sido demasiado, ya le ha bajado el hinchazón y sólo tiene el párpado muy muy morado.
Me llama la atención lo diferentes que son en gustos. A Clara le encanta el columpio. David a día de hoy, sólo quiere montarse si ve a Clara o a otro niño. A él le encanta tirarse por el tobogán, trepar, o dar volteretas. Cuanto más difícil mejor. Ella adora a todos los animalillos, a David también le llamaba la atención, pero Clara si ve el conejo o el gato en el jardín, chilla para decirte que la lleves a cogerlos.
También le encantan los cuentos, aunque debo de reconocer que a ella le he leído muchísimos menos. Pobrecita mía, que poco tiempo le dedico. Aún así, ya reconoce todos los animales que salen en sus cuentos y los sonidos que los acompañan (o las canciones, como en el caso del caracol). Las canciones las expresa moviendo su mano al ritmo de la música y algunos sonidos como el jía del caballo, también con su bracito. También hace por oler las flores de su cuento y busca la vaca, que es sonido que mejor imita para que le aplaudas.
Quiere hacerlo todo sola, en esto se parecen mucho, pero David creo que empezó un poco más tarde. Es muy complicado darle de comer, ya que ella quiere usar su tenedor o su cuchara y no permite demasiado que la ayudes. A veces me da la sensación de que entiende muchísimo. Ayer estaba diciéndole a David que se comiera su helado, que el mío lo iba a compartir con Clara, que como era pequeña no se lo podía comer sola. Justo termino estas palabras y Clara me quita el helado y se enfada porque lo quiere coger ella sola. ¿estas cosas son casualidades? Hay muchas más y me temo que se entera demasiado... Debo de tener más cuidado en no hacerla tan pequeña, al fin y al cabo... son muy parejos.
Clara sigue muy enganchada a la teta, aunque ya tomas serias sólo son por la mañana, medio día y por la noche. Si estoy con ella, a lo largo del día me pide muchas veces, pero como se distrae con cualquier cosa, la deja también muy rápido. Supongo que es sed y es a lo que está acostumbrada.

Monday, March 14, 2011

Grandes avances


Pues después de la última entrada, nos dimos un salto al Ikea. Tenía claro que David debía de dormir solo y para ello era necesario sacar a Clara de nuestro dormitorio. En Ikea le compramos una lamparita y un gato de esos de luz. A día de hoy, lleva dos semanas en que le leemos un cuento (o dos o tres...), luego el se lee otros tantos, vamos a apagarle la luz, y se duerme solito, con la luz del gato encendida y el coco en su cama. Me da penita que se haga mayor, lo veo tan razonable que me parece muy mayor.
Clara, desde que duerme en su cuna, vuelve a hacer las noches enteras (eso sí, con dosis de paracetamol para los dientes) y volvemos a tener un poquito de vida.
Por otra parte, David lleva todo el fin de semana malito, con fiebre muy alta. Hoy en la pediatra le han visto un ganglio muy inflamado, que no me explico cómo no se lo había visto yo. Desde entonces no paro de verle un bulto enorme que casi le deforma la cara. Es lo que tiene ser un poco histérica... Estoy bastante preocupada. Espero que mañana el antibiótico empiece a hacer efecto. Esto de antitérmicos y antiinflamatorios cada cuatro horas... me parece demasiado para un niño tan pequeño.

Monday, February 14, 2011

Frustración

Ya hemos pasado a Clara a su dormitorio, con la esperanza de que David quiera volver al suyo y tarde más de cinco minutos en darse cuenta de que no estamos con él y se quede solito.
Anoche lo acostamos a las ocho. Toda una tarde de castillo hinchable y corretear por el restaurante con su bici y sin siesta hacía que para esa hora estuviera muerto. Igual que su hermana.

A las 9:15 me bajé porque estaba dormido, tardó cinco minutos en llorar. Empezamos otra vez. Al rato llora la niña. Entro al cuarto de la niña y llamo al padre para que se quede con David. Clara tenía hambre, quería teta y no podía dormirse con papá. A eso de las 10, bajamos los dos... parece que ahora sí... pero no. David se despierta, lo oigo vomitar. Los dos despiertos otra vez. A las 11 estaba en el dormitorio de Clara con los dos y ya muy muy enfadada. No me lo podía creer. Eran las 11 de la noche y estaban los dos que no había manera de calmarlos. A las 11.15 pido refuerzos. Estoy agotada, frustrada, enfadada y ya estoy perdiendo los papeles. No sé que hacer, les regaño, me tumbo, le hablo, me hago la dormida... Y cambiamos. Ahora se queda papá.
Cerca de las 12, sigo escuchando a David hablar. Subo, lo acostamos en mi cama. Y por fin, sobre las 12.15 se duerme.

Supongo que no quería dormir en el cuarto de Clara, cada dos por tres decía, este no es mi cuarto, este no es mi cuarto. Pero dado que su colchón estaba mojado porque no había dado tiempo a poner la funda protectora desde la última vez que vomitó, pues esa me pareció mejor opción antes que volver a nuestra cama en el tercer día de novedad. Además, si me ponía de pie a intentar calmar a Clara decía, mamá, túmbate. Túmbate que te he hecho un hueco. O me decía, que no cabo, mama, me empachurras... Total, imposible.

Hoy estoy frustrada. Me siento una madre horrible y además con muy poco éxito en esto de la crianza. ¿Es realmente imposible hacer que se duerman los dos a una hora medianamente razonable? A las 10.30 aún tenía fuerzas... pero después de las 11, aseguro que se me agotaron. Seguiremos intentando esto de que duerman cada uno en un cuarto... pero no sé si volveremos al colecho familiar, que es un coñazo porque duermo fatal y además, Clara se despierta muchas veces con tanto ajetreo y a pique de caerse por el borde de la cama. Pero es que cuatro horas me parecen demasiadas para coger el sueño. Espero que esto sean sólo los primeros días...

Tuesday, January 25, 2011

Noches de insomnio


Cuando tienes el segundo niño, ya tienes cierto manejo de la situación. No sales pitando a urgencias por el primer granito, mocos o por unas décimas de fiebre... eres capaz de identificar un catarro común por la evolución de la fiebre e incluso las dermatitis por hongos o por pañal (aunque sigas yendo al pediatra). La diferencia es que no vas sofocada pensando que tu hijo tiene algo gravísimo y no sabes que puede ser.

Las malas noches, sabes que vas a tenerlas... por dos. Pero no. No es por dos. Cuando había una mala noche con uno, pues te levantas ochenta veces, lo duermes, duermes un ratito, te turnas... Cuando hay dos. No hay turnos. Como mucho y con suerte, se reparten. Y la verdad... no sé que es mejor.

Clara está dormida, me toca ir a dormir a David. Me duermo en una cama de 80 (porque siempre te duermes tú antes que él) y me despierto a intervalos a base de patadas y cabezazos, le regaño, me vuelvo a dormir y en 30 minutos, con suerte, cae. Vuelvo a mi cama, donde está mi marido esperando con la niña, que claro, no va a estar dormidita en su cuna... no, está en brazos esperando a que vuelva y coger la teta para calmarse y dormir. Me tumbo en mi cama, con la niña en la teta, quitándole sus manitas con las que no para de pellizcarme. Al cabo de una hora, ya todos otra vez dormidos. Vuelve a sonar el niño. Claro, además de escucharlo tú, la niña también lo escucha. Con lo cual. Vuelta a empezar. Y así hasta que sale el sol.

Después de la noche de fiesta estoy empezando a pensar, que tal vez lo de los turnos... esté sobrevalorado. Dormimos todos en la cama. Muy mal, pero al menos no hay que levantarse ochenta veces y yo me quedo con la enana en la teta, ya cuando quiere se despierta y coge lo que le apetece... total. Espero que de este modo, tal vez cansandos de tanta familia, se quieran independizar pronto. :)

Tuesday, January 18, 2011

10 meses


Clara ya tiene 10 meses y estoy un poco alucinada. Ha pasado el tiempo y apenas si me he dado cuenta. Ya exige un montón de atención, de modo que David y ella están en una guerra constante por demandar compañeros de juego. Los veo a los dos y ya me parecen muy parejos, David juega con ella y ella corre tras él. Claro, que a los 5 minutos ella llora porque el es un poco bruto y le hace daño saltando por encima mientras gatea o porque le quita los juguetes. A pesar de tener un salón que parece el Toysrus, el juguete que usa el hermano es siempre el más codiciado. Y al revés.

Le gusta señalar los libros que le leemos a su hermano, y hace poco descubrió los libros de figuras que le enseñábamos a David cuando era más pequeño (gracias a la abuela que se los leyó) y le encantan. Va pasando y señalando las páginas para que le digas lo que hay representado y a su manera va imitando lo que puede. Lo que más le gusta, el tren, ya que es capaz de decir algo parecido a tenh. Y sube las manos imitando al mono cuando sale el mono. También se hace de querer cuando ve algo que le resulta dulce y suelta su ahhhh en un tono muy muy tierno (esto es cosa de niñas, no recuerdo a David hacer estas cosas). Le suele ocurrir con los gatitos o perritos que ve por la calle. Sigue riéndose con su hermano más que con nadie. En la bañera, cuando David salpica, ella ríe a carcajadas y él, alentado por sus risas inunda el cuarto de baño.

Me encanta verlos a los dos juntos, me hace sentirme feliz. David va a un ritmo de infarto, puedo tener con el conversaciones bien largas (todo un viaje a la playa de 1 hora) y entiende prácticamente todo. Tiene muchísima imaginación, y le hace mucha gracia jugar a ser algún personaje que le haya llamado la atención últimamente: Peter Pan, Capitán Garfio, El Sr. Smith, Baltasar, San José, la Virgen María, cualquiera... o todos. Claro, que en esos teatros el nos asigna y quita papeles a su antojo. También se inventa historias que se imagina, como que ve volar a Campanilla o que se sube a los tejados por la ventana como PapáNoel. Es un niño con mucha imaginación y me hace mucha gracia que me cuente todas esas cosas. También es bueno con Clara, le deja los juguetes, cuando quiere, y le canta canciones cuando llora. Es muy dulce y como siempre, siento que va más rápido de lo que mi memoria puede contener.

Halloween



Por Halloween compramos una calabaza y estuvimos en casa vaciándola y haciendo los ojitos y la boca. Le pusimos una vela dentro, y hubo que explicarle que no era de cumpleaños, aunque la sopló igualmente varias veces. Mi madre le compró una capa de vampiro y unos dientes y cuando llegó la noche lo disfrazamos con el maquillaje que yo tenía por casa. Al poco rato, llegaron los niños de la urba pidiendo chuches, así que nos fuimos con ellos a gritar el truco o trato a los vecinos.
Unos días antes ya andábamos contándole el cuento del "truco o trato" para explicarle lo que iba a pasar ese día y estaba muy emocionado. También aderezamos la historia con el cuento de mickey de halloween, para que fuera viendo los vampiros y el hombre lobo y todas esas cosas.
Cuando llegaron los niños David estaba alucinado, tenía un poquito de miedo de un niño más grande y con una máscara pero le encantó. Desde entonces, cuando hay luna llena dice con voz de cuento: hoy es halloweeeeeeeen, uhhhh. Y va a buscar su capa y hace de vampiro. Le ha encantado disfrazarse.