Tuesday, January 18, 2011

10 meses


Clara ya tiene 10 meses y estoy un poco alucinada. Ha pasado el tiempo y apenas si me he dado cuenta. Ya exige un montón de atención, de modo que David y ella están en una guerra constante por demandar compañeros de juego. Los veo a los dos y ya me parecen muy parejos, David juega con ella y ella corre tras él. Claro, que a los 5 minutos ella llora porque el es un poco bruto y le hace daño saltando por encima mientras gatea o porque le quita los juguetes. A pesar de tener un salón que parece el Toysrus, el juguete que usa el hermano es siempre el más codiciado. Y al revés.

Le gusta señalar los libros que le leemos a su hermano, y hace poco descubrió los libros de figuras que le enseñábamos a David cuando era más pequeño (gracias a la abuela que se los leyó) y le encantan. Va pasando y señalando las páginas para que le digas lo que hay representado y a su manera va imitando lo que puede. Lo que más le gusta, el tren, ya que es capaz de decir algo parecido a tenh. Y sube las manos imitando al mono cuando sale el mono. También se hace de querer cuando ve algo que le resulta dulce y suelta su ahhhh en un tono muy muy tierno (esto es cosa de niñas, no recuerdo a David hacer estas cosas). Le suele ocurrir con los gatitos o perritos que ve por la calle. Sigue riéndose con su hermano más que con nadie. En la bañera, cuando David salpica, ella ríe a carcajadas y él, alentado por sus risas inunda el cuarto de baño.

Me encanta verlos a los dos juntos, me hace sentirme feliz. David va a un ritmo de infarto, puedo tener con el conversaciones bien largas (todo un viaje a la playa de 1 hora) y entiende prácticamente todo. Tiene muchísima imaginación, y le hace mucha gracia jugar a ser algún personaje que le haya llamado la atención últimamente: Peter Pan, Capitán Garfio, El Sr. Smith, Baltasar, San José, la Virgen María, cualquiera... o todos. Claro, que en esos teatros el nos asigna y quita papeles a su antojo. También se inventa historias que se imagina, como que ve volar a Campanilla o que se sube a los tejados por la ventana como PapáNoel. Es un niño con mucha imaginación y me hace mucha gracia que me cuente todas esas cosas. También es bueno con Clara, le deja los juguetes, cuando quiere, y le canta canciones cuando llora. Es muy dulce y como siempre, siento que va más rápido de lo que mi memoria puede contener.

No comments: