Monday, June 04, 2012

Mi adorable hijo

Siempre hablo de David como un pequeño terremoto, y lo es. Tiene una energía que no sé de donde saca y puede con todos. Pero también tiene una faceta encantadora. Es tierno y dulce y es muy sensible. Ayer, mientras arreglábamos el jardín, encontró un volantón, un verderón, creo. Le encantó cogerlo, acariciarlo. Le encantó que se posara en su dedo y que no se fuera volando. El aún es pequeño, y no entendía que el pobre estaría asustado. Pero lo cierto, es que estuvo toda la tarde con él. No quería soltarlo, lo escondió y protegió de Rasputín, nuestro gato, y quiso enseñárnoslo a todos. A su amiga María, a Clara, a nosotros, a los vecinos. Nos dijo que era su amigo, comentaba cuánto le gustaba al pajarito estar con él, que llamó Mandal (no sé de dónde salío el nombre) y cómo se quedaba con él porque quería. Se lo ponía en la cabeza, y cuando le pregunté que por qué lo hacía, me dijo que como Blancanieves. Ahí se me partío el corazón y me partí de risa. Cuando le dije que no podíamos llevarlo a casa porque su madre lo estaría buscando me dijo que su madre estaba comiendo o durmiendo, y que el pajarito quería quedarse con él. Así que lo dejé disfrutar de la compañía de su nueva mascota, aún a riesgo de que cayera en un profundo sueño... Lo trató con máximo cuidado, a pesar de sus brutas y torpes manitas. Estuvo con él mientras veía los dibujos en el ipad en el jardín y lo tuvo todo el rato entre sus manos o a su lado y, efectivamente, el ave no hacía por huir.

Me da mucha pena que pierda esta inocencia, no quiero que sufra y me gustaría protegerlo de cualquier daño que vaya a sufrir, pero eso no es posible. Disfrutar de la vida también implica sufrimiento y pasará etapas duras. Sólo espero ser lo suficientemente buena en darle mi apoyo y la fortaleza suficiente, porque a veces de adulta pienso que ser sensible es más un lastre que una virtud. Aunque me doy cuenta de que quiero y que me encanta esta faceta sensible de mi hijo. Siento que estoy viviendo una de las etapas más bonitas de mi hijo, que se me escapa porque ya va aleteando solo, igual que el pajarito. A veces quisiera detener un poquito el tiempo y poder compartir con él más cosas, sin tantas obligaciones caseras, pero la vida es así, cada vez menos podré estar presente en todo momento.

Por la noche, decidimos meterlo en una casita de pájaros que tenemos en el jardín por si su madre iba a buscarlo y lo llevaba con sus hermanos. Esta mañana he ido a mirar y no estaba, anoche antes de acostarnos seguía allí, vivito y calentito. Espero realmente que cogiera fuerzas y levantara el vuelo lejos de los gatos de la urbanización.

1 comment:

maria gonzalez lopez said...

Nos gustaría enviarle el programa del Concurso que tenemos para bloggers, el correo es lmirada@mumsprivee.com, es la Community, si quiere se lo remitimos, no tenemos su correo, por lo que si le interesa, póngase en contacto con nosotros.