Monday, May 25, 2015

palabrotos y otras

Mi hija de 5 años... que aún no lee (alguna cosita) y tampoco escribe (salvo palabras aprendidas) lleva varios días escuchando las noticias de las elecciones en la radio y en la televisión, y cada vez que escucha diputación, se echa las manos a la cabeza y grita: ¡¡Mamá!! ¡han dicho una palabrota! Yo sorprendida, le pregunto: ¿¡Como?! ¿qué palabra? y caigo por fin en la cuenta de lo que ella está relacionando...
Así, que los dos a voz en grito, comienzan en el coche a gritar ¡¡si!! ¡es una palabrota! di... puta... jajajaja Así que les explico (de la manera más sencilla que puedo) lo que es la diputación de Granada... y que existen otras diputaciones.
Les digo que no es una palabrota, que es una sola palabra y que paren de repetirlo una y otra vez. Así que David, sintiéndose más maduro le explica a Clara que es una sola palabra, diputación y tras una breve reflexión me pregunta ¿y no puede ser dimierdación, verdad mamá?
A esto no he podido parar de reírme y ellos no han parado en todo el camino de inventar palabrotas conjungándolas a su antojo.

¿Manías hereditarias?

En casa en la entrada, tengo un adorno con tres velas largas, cuatro velas pequeñas y un angelito. Llevo ya un tiempo viendo que no está exactamente como yo lo coloco. No tiene importancia, es un adorno, pero no es como yo lo suelo dejar... Y casi a diario, llevo ya varios días en que lo vuelvo a colocar como me parece a mí que está "bien". Hoy, escuchando trastear desde arriba le he preguntado a mi hija que qué hacía, y me ha contestado que colocando bien las velas... jjijijijiji